EN CALI SER MÚSICO ES UNA PROFESIÓN DIGNA Y RESPETABLE

Mi Estudio Producciones

Cuando se llena una solicitud de empleo se proporcionan una serie de datos que facilitan a las empresas los procesos de selección y la clasificación de perfiles laborales; soy profesional en Administración de Empresas y creo que la música es una carrera totalmente digna y fructífera como lo puede llegar a ser cualquier otra, y que realmente están equivocados aquellos que piensan que “los músicos se mueren de hambre”, o que la música es un hobby que debe complementarse con “estudiar algo de verdad” oponiéndose a los sueños de aquellos que expresan querer ejercerla como profesión.

En un proceso de selección se analizan los datos generales, el nivel de estudios, los años de experiencia, las habilidades, competencias y muchos otros puntos según la rigurosidad del proceso y/o la complejidad del cargo a ocupar, con el propósito de seleccionar al mejor postor. En el caso de un músico, él también pasa por un proceso educativo, adquiere experiencia, desarrolla habilidades y competencias a lo largo de su carrera. Entonces resulta complejo comprender, que en los procesos de selección empresarial entre más nivel educativo tenga, más experiencia y habilidades posea mayor aspiración salarial hay; mientras que en la mayoría de los casos el músico parece ignorar eso y no existen puntos de referencia para determinar lo que se merecen ganar creando una aparente conformidad con lo que les ofrezcan.

Proceso educativo:
La música es algo que se estudia; y no se trata de tener un título que conste que se cursó un programa, sino de tener la capacidad de demostrar lo aprendido mediante una correcta interpretación del instrumento; no se trata de retener información en la memoria, sino que implica que el cuerpo esté en óptima condición física para concordar con los conocimientos adquiridos. Para ejemplificar a lo que me refiero pongo el siguiente caso: no basta con saber cómo suena un Mi, sino de estar en capacidad de tocarlo siempre en la afinación correcta.

Experiencia:
La experiencia de un músico se forja en cada rutina de estudio, audición, recital, concierto, clase, etc. Cada vez que se tiene contacto con el instrumento se fomenta la capacidad de dominarlo.

De igual manera se demuestra experiencia mediante la capacidad de tocar diferentes géneros musicales con las particularidades de interpretación que demande cada uno; en la capacidad de manejar distintos niveles de volumen según el escenario del que disponga, e incluso sale a relucir en el comportamiento durante una sesión de ensayo, grabación o concierto con aspectos como no registrar sonidos, atender las órdenes del director, etc.

Habilidades y competencias:
Entre las habilidades que he podido notar que desarrollan los músicos está la concentración, que les permite ser multifuncionales y estar en la capacidad de leer una partitura a la vez que vigilan su afinación, siguen un tempo, atienden al director, al ingeniero de sonido, al público, etc. De igual forma adquieren habilidades especiales como la de almacenar grandes cantidades de aire, en el caso de los vocalistas e intérpretes de instrumentos de viento.

Respecto a las competencias podríamos hablar del Trabajo en equipo evidente cuando cada uno asume su responsabilidad individual para conseguir un resultado colectivo, ya que en las agrupaciones cada persona cumple un papel fundamental emitiendo sonidos que junto con los de los demás forman canciones. Otra competencia a mencionar es la resistencia al estrés, que es la que les permite permanecer en calma aun cuando se encuentran entre ruido, tumultos, o incluso personas ebrias en algunos de los casos, de igual forma los músicos aprenden a controlar los nervios o incluso eliminarlos cuando están frente al público.

Quisiera evitar herir susceptibilidades, pero si ser músico es una carrera y requiere de tanto esfuerzo y dedicación, es contradictorio que haya personas que perteneciendo al gremio no lo ven como una profesión seria, que se excusan en el “yo lo hago porque me gusta” o en el “si no lo hago yo lo va a hacer alguien más” para justificar la forma en la que regalan su trabajo y que terminan afectando a quienes sí se esfuerzan por dignificar lo que hacen, haciéndoles cada vez más difícil competir en el mercado porque se han arraigado las reglas del precio, reglas en las que gana el que más barato venda.

Admiro a quienes van en contra a esa corriente, a quienes luchan por dignificar lo que hacen, y por esos que en el momento son minoría es que digo que EN CALI SER MÚSICO ES UNA PROFESIÓN DIGNA Y RESPETABLE.

Me animé a escribir esto pretendiendo afectar ambas caras de la moneda, por un lado recordarle a la gente del común que un músico debe ser respetado como un profesional en la sociedad, que sí se puede alcanzar el éxito en la música, dependiendo de la posición en la que se decida actuar; por otro lado recordarle a los músicos que mientras no cambien la forma de percibirse a sí mismos, la sociedad seguirá con una idea errónea de lo que significa desempeñar tal profesión.

DEJA TU OPINIÓN EN LA SECCIÓN DE COMENTARIOS

Escrito por Ivonne Stephany Muñoz Ortega
Administradora de Mi Estudio Producciones
Bajista oficial de Grupo 8

Adam & Delilah

2,241 visitas a este post, 1 visitas hoy

One thought on “EN CALI SER MÚSICO ES UNA PROFESIÓN DIGNA Y RESPETABLE

  1. Pingback: ¿MAESTRO? ¿a quién se lo dices? - Mi Estudio Producciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *