CUIDÉMONOS DE LOS ANTIVALORES

Cuidémonos de los antivaloresComo seres humanos debemos admitir que cada persona es diferente a las demás, eso nos exige ser tolerantes e intentar comprender a quienes nos rodean para poder convivir con ellos sanamente; sin embargo debemos evitar que el individualismo que nos caracteriza como especie, se convierta en una excusa para argumentar malos comportamientos, hay que reconocer que aunque es equívoco intentar agradar a todos,  en ocasiones somos nosotros mismos los que con nuestras acciones provocamos rechazo por parte de los demás, así que en éste artículo te comparto algunos ANTIVALORES para generar un espacio de reflexión.

No es necesario añadir su definición porque son términos muy conocidos por todos, más bien haremos una Analogía con el día a día de los músicos para poder argumentar lo bueno que sería el gremio si todos se cuidaran de antivalores como:


saquemos la deshonestidad de la músicaDESHONESTIDAD:

Es mentiroso quien diga que no dice mentiras, pero aunque sea algo tan común, hacerlo de forma regular nos hará perder la confianza de quienes nos rodean.

O que me dices de ese empresario al que tienes fichado y la próxima vez le vas a cobrar por adelantado, o al músico que para pedir dinero prestado da la cara y cuenta toda su desgracia, pero cuando se trata de pagar desaparece por completo. Y si no te ha pasado a ti, seguramente sí a algún colega cercano, quien quizás tenga una lista de músicos a los que ya no tendrá más en cuenta en sus proyectos porque dan su palabra y a la fecha del compromiso lo abandona por cualquier peso adicional que le ofrezcan, cayendo en la deshonestidad para excusar sus faltas.


Adios músicos arrogantesARROGANCIA: 

Pregúntate si identificas a ese músico arrogante, al que cree estar por encima de los otros, aquel que en su esfuerzo de demostrar inteligencia discute hasta el final por defender su punto de vista, incluso cuando está errado o es un tema que desconoce; se caracteriza por ser terco, no aceptar críticas y no ceder ante nadie que intente debatir su opinión, llevándolo a ser ofensivo y grosero en sus argumentos.

Es cierto que algunas personas están más informadas que otras, pero cuando se está equivocado hay que aceptarlo y cuando se tiene la razón hay que buscar la mejor manera de compartir la información sin atropellar la forma de pensar de los otros.

Un antivalor totalmente relacionado es la ALTANERÍA O SOBERBIA que básicamente la identificamos en aquellos músicos que tienen una estima exageradamente alta de sí mismos, de manera que buscan constantemente llamar la atención, pretenden tener tratos especiales y les caracteriza ser bastante orgullosos, faltos de humildad, prepotentes y porque nada les sirve al no estar “a su altura”.

Lastimosamente es uno de los antivalores que afecta a algunos de los que empiezan a tener éxito en algún aspecto, como los que logran que su agrupación sea reconocida, los que ingresan a una orquesta de renombre, los que empiezan a tener mejores retribuciones económicas, etc.


adios al odio entre músicosODIO:

Suena demasiado radical decir que se odia a alguien, es por eso que se suele disfrazar el término con palabras menos duras, pero a fin de cuentas la profunda antipatía, la enemistad o repulsión hacia alguien y el deseo de evitarla, limitarla o destruirla es la manifestación clara del ODIO.

Es totalmente normal que como músicos se intente llevar a sus amigos a los proyectos musicales a los que pertenecen, pero lo que si va en contra de la ética es cuando se mueven fichas para que NO LLEVEN a alguien en específico, aun sabiendo que esa persona cuenta con las aptitudes musicales necesarias para realizar el trabajo. El odio no necesariamente es mútuo, en muchas circunstancias la persona afectada ni siquiera conoce los sentimientos de enemistad que le produce al que se empeña en evitar que se le lleve a trabajar.


guerra en la músicaGUERRA:

Otro término bastante radical como para pensar que hace parte de nuestra cotidianidad, pero sí, constantemente hay disputas: por mercado, por acompañamientos, por representar artistas, entre muchas otras; Lo normal es que exista la competencia, lo antiético es dejarla transformar en guerra buscando el beneficio propio sin importar el daño a causar al otro.

Aquí salen a relucir las orquestas que afectan el mercado con las guerras de precio, los causantes de que la disposición a pagar de los clientes sea cada vez menor; y adicional al precio como arma para guerrear, se le suman artimañas tales como denigrar a los demás.


hay músicos irrepetuososIRRESPETO:

Salir a tocar, reunirse a ensayar, salir para integrarse como grupo, genera espacios de interacción social entre los músicos, por lo que ellos, según el grado de confianza que se tengan, terminarán recochando, riéndose y disfrutando de la compañía del grupo, pero para que existan relaciones saludables es necesario distinguir la línea que separa la recocha del irrespeto, de manera que no suceda que con el fin de hacer una chanza se termine violentando la integridad de una persona, ofendiéndola profundamente o exponiéndola públicamente respecto a algún factor delicado.

Hay otras formas de manifestar irrespeto, creo que la más común es el incumpliendo, a una cita, un horario establecido, etc; por lo que la IRRESPONSABILIDAD está totalmente ligada a éste antivalor, y para quien recibe este calificativo dar La Palabra no tendrá ningún significado.


 

los musicos no deben ser envidiososENVIDIA:

La envidia tiene que ver con ese sentimiento de querer intensamente lo poseído por otro, puede ser un objeto como el carro, la casa, el instrumento, etc; una persona como el novio o la novia, la familia, o incluso algo intangible como la atención recibida, el talento, la belleza, la suerte, etc.


chao musicos cochinosSUCIEDAD:

La falta de aseo no afecta solamente a quien lo carece, pertenecer a un grupo musical implica convivir con otros, y parte del respeto que se deben entre todos está evitar la suciedad; los ejemplos redundan pero de mencionar alguno está aquel que no cuida de los olores que provienen de su instrumento por la falta de limpieza, o incluso de los que provienen de su cuerpo; y si bien hay situaciones que son generadas por razones fisiológicas, existen los medios para controlarlas y no generar molestias para quienes nos rodean.


NADIE ES PERFECTO, los antivalores hacen parte de la realidad de las personas al igual que los valores, pero cuando caemos regularmente en ellos les damos entrada a nuestra personalidad, por ende a la imagen que mostramos de nosotros mismos a la sociedad.

La manera de alejar los antivalores de nuestra personalidad es alimentándola cada día con los valores, aquellos que nos enseñaban cuando niños en la casa, en el colegio; y que ahora de adultos vemos notablemente el efecto social que causan.

AMIGO LECTOR… DEJA TU OPINIÓN EN LA SECCIÓN DE COMENTARIOS
Y COMPARTE EL ARTÍCULO SI TE GUSTÓ.

Escrito por Ivonne Stephany Muñoz Ortega
Administradora de Mi Estudio Producciones
Bajista en Grupo 8

Adam & Delilah

Fuente:

http://www.monografias.com/trabajos48/valores-antivalores/valores-antivalores2.shtml#ixzz4BENSq4ih

1,141 visitas a este post, 2 visitas hoy

3 thoughts on “CUIDÉMONOS DE LOS ANTIVALORES

  1. Excelente aporte Stephany, un buen artículo que nos hace reflexionar. Muchas gracias por compartirlo.
    Yo lo compartiré.
    Att, Jefferson Arango

  2. ¡Que oportuno! Siempre es bueno mirar a nuestro alrededor y hacia adentro para reflexionar sobre los comportamientos.

  3. Hay mucho músico que se las dá de chistoso y se pasan es de cochinos y desaseados. Por ejemplo esos que creen que ser flatulentos delante de sus compañeros es muy chistoso, o los que eructan o escupen todo el tiempo. Son comportamientos que incomodan y pueden dañar el ambiente (en todo sentido) de un grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *